Redefiniendo la Violación

Por Juliana Jiménez

El FBI en los Estados Unidos cambió la definición legal de la violación gracias a la campaña “La Violación es Violación: No Más Excusas.” La anticuada, heterocéntrica definición era algo así, sin chiste:

“Conocimiento carnal de una mujer forzadamente y en contra de su voluntad.”

Primero que todo, “conocimiento carnal de una mujer” lo despista a uno, lo desvía como al siglo 16. Segundo, como explica el blog feminista Feministing, esta definición excluye “estupro (relaciones sexuales con una o un menor), violación de una persona del mismo sexo, sexo anal u oral forzado, violación con objetos, y excluye a víctimas hombres o transgénero o quienes tienes discapacidades, sin mencionar a los que han tomado drogas o alcohol y por eso ven su habilidad para decidir disminuida.”

Este es un triunfo para los derechos humanos en Estados Unidos, no sólo para las mujeres, sino también para hombres y niños, quienes estaban excluidos de la definición anterior. Una petición de la página web Change.org empezada por uno de estos grupos (la cual recogió más de 130,000 firmas) decía que “el Reporte Uniforme Criminal del FBI del 2007 numeraba 91,874 ‘violaciones forzadas,’ pero algunos estimados sugieren que el número verdadero puede ser 24 veces más alto.”

La nueva definición incluirá “penetración, sin importar qué tan leve, de la vagina o el ano con cualquier parte del cuerpo u objeto, o penetración oral con cualquier organo de otra persona, sin el consentimiento de la víctima.”

Cuando se generen nuevas estadísticas tomando en cuenta la nueva definición, quizás la conversación nacional sobre el abuso sexual se vuelva más compasiva, justa y efectiva. Esto a su vez afectará cómo se distribuyen los fondos federales para “kits de violación” y la investigación y proceso de crimenes sexuales. Con una definición más comprensiva que incluya muchos más crímenes de los que se estaban reportando o procesando, las estadísticas serán mucho mayores.

Ex-gobernadora de Alaska, Sarah Palin.
Ex-gobernadora de Alaska, Sarah Palin. Wikipedia.

Esperemos que así empiecen a entrar en razón los congresistas americanos que trabajan arduamente día y noche para despojar de fondos federales a Planned Parenthood, o Planificación Familiar, o que haga razonar un poco, por más difícil que sea, a celebridades políticas como la ex-gobernadora Sarah Palin, quien le cobraba a las víctimas de violación en su ciudad natal de Wasilla, Alaska, por sus propios kits de violación (los cuales pueden costar hasta $1,000).

Tal vez ahora nos podremos concentrar en procesar a los agresores y dejar de culpar a las víctimas.

Más sobre el tema en Violación: Parte II.

Please leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s