Relatos de Mozambique: “Las mujeres también son personas”

Mozambique, Africa, Mujeres, Women, matrimonio,
“Por lo que puedo ver, la pirámide de poder tiene a las mujeres en la base; somos esenciales para que el mundo ande bien, pero no tenemos ningún tipo de poder.” Foto por: Maria Fernanda Castro

Women are people too,” (las mujeres también son personas) fue lo que dijo uno de mis estudiantes como respuesta a un trabajo escrito. La pregunta era si África necesitaba tener un número mínimo de mujeres CEO. Las respuestas de mis estudiantes fueron un poco sorprendentes.

El sólo hecho de que este alumno encontrara necesario enfatizar esto, me reveló muchas cosas acerca de lo que piensan los jóvenes sobre los derechos de las mujeres. Esto es especialmente triste porque los valores que están preservando para las generaciones futuras no van a ser distintos a lo que se vive actualmente.

Vivo en Mozambique, donde trabajo como profesora de inglés para la organización estadounidense Cuerpos de Paz. Como ciudadana colombiana y americana, y al haber vivido los últimos 12 años en la Florida, pensé que sabía qué era el machismo. Pero lo que viví fue muy diferente a lo que estoy viviendo ahora. En Colombia y en Estados Unidos el machismo es más una objetivación de las mujeres. Se siente la presión de estar en forma, hacer ejercicio y hacer dieta. Los medios presentan una imagen predeterminada de las mujeres y ese molde no es siempre el molde que la naturaleza tiene para uno. También lo sentí en el mundo laboral, donde tuve que competir con muchas de mis colegas y siempre tuve que hacer lo que mis jefes, todos hombres, me mandaban a hacer. También tuve que conformarme con salarios más bajos y largas horas de trabajo.

En Mozambique, las cosas son muy diferentes. Si me engordo, me veo más bonita porque las personas gordas son percibidas como personas saludables o que tienen un mejor estado social. Así que cada vez que regreso de vacaciones con unos kilos de más, mis alumnos y colegas me dicen que me veo mucho mejor.

Teacher es gorda, pero es nice,” es lo que me dicen mis alumnos. También se refieren a mi como la teacher con la “boa bunda” o la buena cola. Así que los medios y las ideas de belleza femenina de Colombia y de Estados Unidos no aplican para mí acá.

En cuanto al mundo laboral, es verdaderamente un mundo de hombres donde vivo. En la escuela donde trabajo, somos aproximadamente 70 profesores. De estos, solo ocho de nosotras somos mujeres. Si esto fuera Colombia o Estados Unidos, la mayoría serían mujeres ya que ser profesora se considera una carrera femenina de donde vengo. Acá cualquier carrera es de hombres, así que ser profesor es para hombres. En cuanto al ambiente laboral, no quiero entrar en detalles, pero es común ver alumnas que se acuestan con profesores y hasta yo misma a veces me siento asediada por algunos de mis colegas. Pero no quiero herir sensibilidades.

Por lo que puedo ver, la pirámide de poder tiene a las mujeres en la base; somos esenciales para que el mundo ande bien, pero no tenemos ningún tipo de poder. Esto lo puedo ver todos los días.

A pesar de que la gobernadora de la provincia donde vivo, Nampula, es una mujer, es difícil para los hombres locales ver a las mujeres como algo más que objetos. Es cultura común que el viernes es el día de los hombres, así que todos los bares están llenos de hombres y ellos tienen derecho a disfrutar y descansar.

¿Pero de qué? Son las mujeres las que trabajan, las que se encargan de cultivar en las machambas, las que cuidan a los muchos hijos que tienen, las que cocinan y las que siempre tienen que estar listas para complacer a los hombres. Porque también es cultura común que si no tienen sexo todos los días, se pueden enfermar. Me lo han preguntado más de una vez.

Teacher esta casada?”, “teacher tiene novio?”

No. Pero ellos piensan que esto va a tener consecuencias graves para mi salud. Lo triste es que las mujeres también creen esto.

Hace unos días estaba hablando con una de mis mejores amigas mozambicanas. Ella es la excepción a casi todas las reglas. Hablábamos de las reglas musulmanas y de las cosas que son o no haram para ellos.

El norte de Mozambique es predominantemente musulmán. En especial las áreas costeras, porque los árabes fueron los que llegaron antes que los musulmanes para instalar sus sultanatos. Esto dejó un legado de sincretismo en la zona: se obedecen solo las reglas que son convenientes obedecer. La más desobedecida es el adulterio.

Mi amiga me explicaba que esto es muy común en Angoche, la ciudad donde vivo. También me dijo que según las reglas musulmanas, ella tendría la obligación de decirle a la pareja del adultero que esa persona esta cometiendo adulterio. También se supone que deberían tirarle piedras a estas personas. Si se siguieran estas reglas, no tendríamos ciudad, me decía.

Como en todo, existen excepciones a las reglas. Mis estudiantes más motivadas e inteligentes son mujeres. Me encanta hablar con ellas acerca de sus vidas. Ellas siempre tienen mucha curiosidad de mi vida. Me preguntan si estoy casada, si tengo hijos, si deje un novio en Colombia, si tengo un novio en Angoche, si tengo un novio en general. Las respuestas de todas estas preguntas es no. Soy una mujer soltera, independiente y tengo una carrera. A sus ojos yo soy la excepción a las reglas que son impuestas en ellas todos los días. Se puede no ser madre a los 14, 15 o 16 años. Se puede ser soltera después de los 20. Se puede concentrarse en una carrera.

También me preguntan qué está mal conmigo, ¿por qué no quiero ser mamá? Siempre les digo que es parte de mis planes. Que en este momento solo me estoy concentrando en realizar mis sueños y luego voy a pensar en buscar un buen hombre para compartir lo que ya construí.

Cada vez que pienso si mi impacto es positivo o no, pienso en ellas. En como por los menos ellas están viendo una alternativa, algo que pueden hacer diferente. No tienen que seguir la vida que el mundo tiene trazada para ellas.

 

Contribuido por: María Fernanda Castro

María Fernanda es una periodista colombiana egresada de la Universidad de la Florida. Lleva casi dos años en el Cuerpo de Paz en Mozambique enseñando inglés en una escuela. Si quieren leer mas sobre sus experiencias encuéntralas en su blogMoçambiqué?

 

One thought on “Relatos de Mozambique: “Las mujeres también son personas”

Please leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s